jueves, 27 de febrero de 2014

ZAMBULLIDOS EN LA FASE ORAL

 




Me preguntan si quiero volver al trabajo y yo me digo que aún está frío para quitar el sayo. Aún tengo tiempo. Tiempo para pasear sólo por sentir el aire de la mañana. Para leer lo que me de la gana. Para no estar enredada en fechas y entregas y sesiones. Para dormir y comer con orden. Para pensarme. Y también para mirarlo. Ahora me paso mucho rato mirándolo y descubriendo con él cada avance, cada gesto, los conatos de palabra y movimiento. Ahora es momento de sabores. De labios y lengua. De mordiscos y chupetones. Qué gusto cuando todo es boca que prueba, y también devora.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gusta la primera imagen. El traje le da un aire de seriedad al niño, pero sus pelillos de punta le dan otro bien distinto: el aire de la rebeldía. Simpática foto, por el contraste.

lena alondra dijo...

he regresado!! lindoooo!!! cada día más bonito! (hubiera jurado que había comentado esta entrada!!!)

ya me imagino yo cuando Simón se coma ese pudin...jajajaja

un abrazo!!