viernes, 21 de agosto de 2009

VAGABUNDE-ANDO

Parajes agrestes y tempestuosos alternaban con otros amenos y dulces, y aquel andariego sin tregua, esa especie de vagabundo alegre, satisfecho y libre de preocupaciones -pues así debía de sentirse-, se entretenía muchísimo observando atentamente toda esa gran variedad de cosas que iban desfilando ante sus ojos. R. Walser. La excursión