lunes, 28 de enero de 2008

IR CRECIENDO

ILUSTRACION DE LIU YE
Cuando uno es joven, le sobra fuerza para afrontarlo todo, tiene ese coraje y energía necesarios para enfrentarse al mundo muy por encima de cualquier desgracia (ley de la naturaleza o instinto de supervivencia como prioridad absoluta). Dudo mucho que hoy fuera yo capaz de vivir con la misma entereza y valentía muchas historias de mi pasado, sin embargo, voy ganando en serenidad y mesura. Busco ahora rodearme de cosas sencillas, y encuentro la belleza y la felicidad en los pequeños detalles. Debe de ser esa madurez de la que hablan y que a mí nunca me ha gustado demasiado (¡qué palabro!).
Leo a Fresán y pienso en su Peter Pan en Los Jardines de Kesington: "Peter Lewelyn Davies mira hacia arriba y mira hacia abajo y se aferra a su paraguas cerrado y a su maletín liviano para no salir volando, arrastrado por el viento de su pasado, hacia esa isla lejana habitada por piratas y cocodrilos y la promesa terrible de la irresponsable niñez eterna."


1 comentario:

M.Güell dijo...

Eso es cierto como que la luz alumbra.
Si tuviera que revivir mis "mejores épocas" en mi estado actual, después de tantos años... tendríais que venir a ponerme flores cada primero de noviembre.
;)