miércoles, 30 de octubre de 2013

ESTE MUNDO Y EL OTRO



 
 
 
 

 

 





Hoy escribo  desde la cama. Me lo ha dicho el médico y obedezco sin rechistar. Me he despertado temprano, he desayunado y he estado leyendo a Chuck Palahniuk. En este libro suyo, Misty escribe un diario para su marido en coma. Misty escribe cualquier cosa y copia. Copia cosas importantes, cosas que ha escuchado  y que le cuentan, cosas que es mejor apuntar  antes de que se olviden. No se fíen de su memoria.


"De acuerdo con la grafología, si uno con el dedo índice resigue la caligrafía de alguien, quizá si uno toma una cuchara de madera o un palito y escribe encima de las palabras escritas, puede sentir exactamente lo que sentía el que las escribió en el momento de escribirlas. Hay que estudiar la presión y la velocidad de la escritura, apretar de la misma forma que apretaba el que escribía. Escribir a la misma velocidad que el que escribía. Ángel dice que es todo muy similar al Método de Interpretación. A lo que él llama el Método de Acción Física de Konstantin Stanislavski.
Ángel dice que el análisis de la caligrafía y el Método de Interpretación se popularizaron al mismo tiempo. Stanislavski estudió la obra de Pavlov y su perro babeante y también el trabajo del neurofisiólogo I.M. Sechenov. Antes de eso. Edgar Alian Poe estudió grafología. Todo el mundo estaba intentando vincular lo físico y lo emocional. El cuerpo y la mente. El mundo y la imaginación. Este mundo y el otro.
(...)
En susurros, Ángel dice:
—Si la emoción puede crear una acción física, entonces duplicar la acción física puede recrear la emoción.
Stanislavski, Sechenov. Poe, todos buscaban un método científico para producir milagros por encargo, dice Ángel. Una forma infinita de repetir lo accidental. Una línea de montaje para planear y fabricar lo espontáneo.
Lo místico confluye con la revolución industrial."


Todos, todos los que escribimos algo, emborronamos un diario, unas hojas sueltas, una libreta. Todos. Le escribimos a alguien. Un alguien en coma.

Después de las no muy buenas noticias de ayer en el médico, y siguiendo la teoría de Ángel, he traído unas fotos del pasado precioso divertido e inesperado domingo. Salimos y brillaba el sol, olía a otoño en las aceras, y después de una larga caminata, lo que era sólo un vermut mañanero terminó en una increíble mariscada en el Castela. El mundo y la imaginación. Este mundo y el otro.

lunes, 28 de octubre de 2013

OTRO LUNES DE ESPERA

 
 
 

 


Ya está aquí otro lunes y no me he dado cuenta. Pasan mis días tan rápido que apenas me da tiempo a hacer lo pendiente, lo que tenía pensado. Esta semana es especial por muchos motivos. Está llena de preparativos, de recados y citas urgentes. También de celebraciones y encuentros. No me gustan las listas de cosas por hacer, pero estos últimos días sí que me voy organizando lo que está hecho y lo que me falta. Y falta poco. Muy poco. Quizás demasiado poco. Por eso madrugo. Madrugo sin despertador y comienzo a organizar el día. Lo importante y lo que queda. Para la tarde. Para mañana. Hay mucho que queda para mañana. Porque así a lo mejor el tiempo pasa más lento. A lo mejor alargo un poco más otra semana, en esta espera. En fin, el lunes comienza.

domingo, 27 de octubre de 2013

TIEMPO DE CALABAZAS


 




Ayer salió el sol y decidimos salir a buscar calabazas. Muchas fruterías del barrio tienen estos días preciosos cestos llenos de mazorcas enanas y calabazas de colores y formas imposibles. He echado de menos el huerto cerca. Y los campos de otoño. Pero basta mirar la ciudad con sus árboles amarillos y las calles llenas de hojas para sentir que noviembre (dulce noviembre) está muy cerca. Fue largo, muy largo el paseo. Por suerte, aún calienta el sol hasta media tarde y no hace falta abrigo. Así que los pies seguían su rumbo. Caminar por caminar mirando los detalles, los edificios, las gentes, las tiendas...Café con mucha crema, canela y una tapa, para llevarlo puesto y seguir andando. No teníamos prisa ni sitio alguno a dónde ir. Tan sólo eso. Y al llegar a casa tocaba pizza y peli. Esta vez, La bicicleta verde.

 

martes, 22 de octubre de 2013

CASA MATRIZ

 

 

 

 Hoy no ha habido paseo. Hoy era día de puertas adentro. Tarde de silencio. Si acaso Bach. Y velas de fondo. Hay un aroma especial en estos días de otoño y brilla la casa de color naranja más que nunca. Voy a preparar ya la cena mientras espero que llegue S. del trabajo.  Patatas cocidas, setas y huevos benedictine. Wasky me acompaña, a todos lados. Y Simón, que nada tranquilo en su mar caliente y reconfortante. El placer de quedarse dentro. Flotando.

sábado, 19 de octubre de 2013

LLUVIA, ¿O QUERÍA DECIR CINE?

 


 

 
Estoy viendo Días de Cine y me doy cuenta de que, desde que le conocí, estoy enamorada de Eduard Fernández. Debo ser una mujer fiel, porque pasan los años y aún me quedo embobada cuando lo veo en la pantalla. Ahora estrena película "Todas las mujeres" de Mariano Barroso. Y lo apunto aquí para que no se me olvide. Que no puedo perdérmela.
 
Llueve mucho esta tarde de octubre y apenas hay luz dentro de casa, me he preparado un rooibos de frambuesa y voy a encender unas velas. Me encantan.


 

jueves, 17 de octubre de 2013

MICRO

 
 
 




Me gusta ir de paseo y tomar café. Me gusta sentarme y no hacer nada. Estar ahí sólo por estar. Pasar el rato. Me gusta hablar. Y a veces me encanta no hablar.

Hoy, Micropoemas de Ajo:


"Si le sumo mi soledad a la tuya
qué es lo que obtengo a cambio
¿Dos soledades o ninguna?".


Eres agua para mis fiestas vino para mis antibióticos
y anís del Mono
para lo que tú y yo sabemos.

Microzoología
El día que dejemos de enamorarnos como perras nos aburriremos como ostras.


Compré apio en la frutería (opio no tenían)
tuve que tomarme un pepito de ternera (de ternura no quedaban ya).
Ahora busco mojama sin parar porque dicen que sabe a-mar.

Desordenando la felicidad
me encontré con la vida.

Muchos más...





 
 
 

 

lunes, 14 de octubre de 2013

LE JOUR DES ÂMES ERRANTES



 








A veces, cuandos los bordes se difuminan, el yo debe dar un puntapié contra el suelo para crecer. Es inevitable. Pero necesita otro yo contrincante enfrente, sino no tendría sentido. Si no, sería como  enfadarse con uno mismo o con alguien que no te hace ni caso y al final, ese empujón resultaría ridículo  y decepcionante. Es fundamental entonces tener delante ese otro en el que mirarte. Así, ayer, fue un día de yoes y hoy Le jour des âmes errantes. Yo me he sacado a pasear cuatro horas. He disfrutado del sol, de la exposición de Méliès -increíble-, de los colores del Retiro. He visto un gato negro mirándome fijamente, sin mover ni un músculo, como una estatua de otro mundo y he decidido sentarme a disfrutar de una terraza junto al Jardín Botánico. Tomé un café y estuve leyendo casi una hora y cuando fui a pagar el camarero me dijo que estaba invitada :) Empieza rebién esta semana!!